jue. Jun 4th, 2020

!Y QUE TAL SI NOS VA BIEN¡ por Galo Viana

Galo Viana, gerente de Mutual Ser

Una amiga, vendedora de productos de belleza por catálogo, me escribe asegurándome que tiene un amigo en Miami que puede poner en Cartagena las pruebas rápidas para diagnosticar Covid 19 y con registro de INVIMA, para seguir con la conversación, le pregunté que era el Invima y me responde: Yo no sé qué es eso, pero sé que tiene registro.

Un otorrinolaringólogo de Montería me ofrece sus servicios de teleconsulta, mientras que uno de Cartagena me dice que no atenderán pacientes ni vestidos de astronauta, si este no tiene una prueba negativa de Covid19.

Los médicos del HUC anuncian paro por falta de elementos de protección personal, y una Universidad gradúa rápidamente a sus estudiantes de ultimo año para que trabajen en hospitales que no les pagan.

Los decretos salen uno tras otro, diciendo lo que uno se imagina que se debe hacer para atender los pacientes en sus casas, y antes de atender un paciente los entes de control nos visitan, pidiendo previamente que los dotemos de Elementos de Protección Personal, y para preguntar cuántos pacientes hemos atendido.

Hay que atender a los diabéticos, a los hipertensos, a los mayores de 70 y a los mayores de 60, a los de VIH, a los postransplantados de cualquier órgano, a los hemofílicos y demás enfermedades huérfanas, a los de terapia de remplazo renal.

Hay que entregar medicamentos en casa. Hay que llamar a los pacientes y mantener la continuidad del tratamiento convirtiendo las casas en hospitales. Hay que tener un registro de todos los pacientes que estornuden y llamen por teléfono, o llamarlos nosotros y registrarlos en una encuesta, y hacer seguimiento telefónico día a día y si está en casa, en un hostal, en un hogar de paso, en el hospital y si es sala general o UCI. Hay que tomar pruebas para Covid-19 en casa y en hospital, aunque no haya con que tomarlas, esperar el reporte, pero con él o sin él aplicar la misma medicina: !Quédate en casa!

Las IPS que trabajan por evento están desesperadas porque no facturan, las que trabajan por cápita o PGP están asustadas porque se les glosará al no cumplir las metas. Y sottovoce le piden al Gobierno que le quiten esa plática a las EPS. Pedimos al Gobierno desesperadamente que nos confinara y ahora pedimos desesperadamente que nos libere.

Hoy el país sabe que tiene 3.227.788 hipertensos, más de un millón de diabéticos y 963.420 hipertensos y diabéticos; también sabe que tiene 3.500 pacientes con coagulopatías y 1.834 hemofílicos, 98.000 pacientes con VIH, 235.748 personas en tratamientos por cáncer, 34.613 pacientes en diálisis, quienes dependen de una maquina para vivir, 72.478 pacientes con Artritis Reumatoidea que con dos días sin medicamentos o terapia saldrán llorando de sus casas así los pongan presos, y se sabe que IPS los atiende y a que EPS está afiliado, porque nuestro Sistema de Salud tiene una entidad que se llama Cuenta de Alto Costo a la cual reportan 10.500 IPS y 42 EPS con casi 6 millones de registros en el último año.

Cada paciente tiene seguimiento y recibe medicamentos con dificultades innegables y con muchas fallas. Esto es una formidable fuerza y capacidad para enfrentar en mejores condiciones el presente desafío. A estos pacientes los debemos cuidar y sin rodeos. Estas herramientas y este seguro no lo tienen los italianos ni los norteamericanos.

Aquí el ministro de salud dice algo, y los entes territoriales hacen caso, con no conformidades, pero se alinean. En Italia o Estados Unidos cada provincia o estado se manda solo, y es más difícil enfrentar al enemigo invisible.

Veo y siento que después de esta emergencia el país encontrará un culpable de lo que pase, y quien más desprestigiado y expuesto que las EPS, sino vean los trinos de Gustavo Petro y otros de derecha e izquierda; Sino hacemos algo muy bueno, nos arruina el Covid 19 o nos desaparece la mala imagen. Puede el Gobierno recoger el dinero de la UPC y de techos y decir: ¡Esto lo administro yo!. Pueden decir los Gobernadores que ellos responden por la salud y son los que están atendiendo a los pacientes, lo cual será terrible por que destruirá enormes capacidades y conocimientos.

Las EPS pueden ayudar enormemente junto con su red de IPS a mantener el aislamiento y la protección de los 4 millones de personas que están hoy en una cohorte de riesgo en salud plenamente identificados con teléfono y direcciones. Pueden apoyar al Gobierno en el uso de herramientas tecnológicas de seguimiento personalizado, para crear alertas tempranas en el mantenimiento de la atención. Esta es la población de mayor riesgo.

Además de garantizar, impulsar y propiciar el aislamiento focalizado de la población de mayor riesgo, se debe incentivar por parte de las EPS la labor de los médicos generales de urgencias y los médicos de atención domiciliaria. Los recursos para hacer esto, además de los corrientes, están en las arcas del gobierno esperando que los departamentos y distritos auditen y concilien cuentas históricas de alrededor de 4.5 billones.

Colombia puede ser un ejemplo mundial de manejo de la pandemia, puede tener el mejor sistema de atención de la población de alto riesgo porque tiene gestores de más de 20 años de experiencia en el control de cohortes de riesgo. ¡Tenemos que hacerlo visible!

Mientras escribo esto, 450 colaboradores de todas las áreas de la Organización, sin importar su nivel jerárquico hacen llamadas desde sus casas para para actualizar datos personales, educar acerca del autocuidado y orientar acerca de su tratamiento en casa a unas 25.000 personas identificada como de mayor riesgo.

Finalmente, quisiera acertar, quisiera poder hacer un relato grandioso de este momento, quisiera salir con vida de esto, ¡pero no como sobreviviente sino viviente!

Las EPS podemos ser los mejores aliados del Gobierno en esta emergencia para salir adelante, pero con Gerencia, con compasión y con generosidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *